LA LIBERTAD TIENE UN PRECIO

Como en cualquier equipo de fútbol, cuando un jugador se quiere marchar, está obligado a compensar a su club. Lo mismo pasa con tu pareja. Ponle una cláusula de rescisión, y si de verdad quiere ver el fútbol este 14 de febrero, que pague el precio que cuesta abandonarte en San Valentín.

CREAR CLÁUSULA
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.